A La Carta logo
Home - De Sobremesa - Steffi Rauhut conquista, con sencillez y elegancia, la cocina de hogar en las redes

Steffi Rauhut conquista, con sencillez y elegancia, la cocina de hogar en las redes

Gabriela Cabrera Castromán

Con pocos y atentos mensajes coordinamos la entrevista con Steffi Rauhut, productora de contenidos gastronómicos y, en las redes sociales, conocida como Not Only Salad. Quedamos en vernos en su casa y al llegar la mesa estaba pronta: un tentador budín preparado por ella, café, leche y un florero con ramas de romero fresco. La abundante luz natural, mucho blanco con detalles de vibrantes colores, los sillones cómodos, el budín y la charla invitaban a quedarse porque Steffi es, ante todo, elocuente y hospitalaria.

Tiene dos hijos pequeños (Ignacio de tres años y Clementina de nueve meses), estudió Gastronomía en Crandon Gastronómico, se perfeccionó en Francia en Hotelería y Restauración y, además del mundo culinario, trabajó como modelo. «De niña me entusiasmaba la cocina y mamá me sacaba porque decía que enchastraba. Creo que ella no tenía la paciencia que estoy tratando de tener yo, de ver la cocina sucia y disfrutarlo», cuenta mientras ubica a Clementina en su sillita. La cocina, casi integrada al living, está impecable a pesar de tener de todo en escasos metros cuadrados. Y, ante el asombro manifestado, Steffi acota: «Mientras estoy cocinando no me molesta que esté sucia. Pero siempre hago lo que recomiendo: ir limpiando para no dejar todo para el final. En casa limpio yo». Lo dice con seguridad y sin pudor. «Incluso la limpieza del apartamento; no tengo a nadie contratado, me arremango y limpio yo. Y tengo un mini kit de herramientas, también».

Steffi es así: diligente y autónoma, gestiona todo lo que está a su alcance y lo hace con naturalidad y entusiasmo. Aprendió a usar las redes sociales sola, hace las producciones fotográficas de sus contenidos y se montó una empresa al volver de Francia. Al principio, se enfocaba en pastelería —su especialidad eran las mesas dulces— y luego fue sumando contenidos gastronómicos digitales desde un blog. Comenzó, con timidez, subiendo las recetas de las tortas, budines y pasteles que preparaba. Con estética cuidada, atención al texto y al conjunto de la historia narrada, la cuestión comenzó a leudar. CasanCrem fue su primer cliente, hace tres años. La confianza mutua se ha renovado, y Steffi tiene un aprecio especial por la marca que la eligió cuando su blog no era conocido —hoy tiene un tráfico diario sorprendente—. Después llegaron Nestlé, Stella Artois, Magma, Essen y Kotanyi, entre otros. «Son muchos y todos importantes. Para cada uno pienso los contenidos más apropiados y mis seguidores saben cuando es una publicación patrocinada. Me preocupa la transparencia y cuido el balance entre los contenidos pagos y los que no lo son», aclara.

Tiene miles de seguidores en Instagram, Facebook, YouTube y en el blog, y se ha transformado en una referente en gastronomía. Ella lo toma con escepticismo, su voz se torna más grave y se muestra un tanto incrédula. Aclara que no le gusta que la consideren una influencer porque es «creadora de contenidos, tampoco intagrammer». E inmediatamente menciona sus referentes, a quienes sigue para aprender más, y comienza por mostrar los libros que forman parte de la biblioteca del living. «The Professional Chef es la biblia para cualquier persona a la que le guste la cocina. Tengo el Petit Larousse Pâtissier, el Manual de Cocina de Crandon, Sweet Designs, The Gourmet Cookbook, The Classic French Cuisine, Recetas para compartir de Juliana López May, a quien admiro». Sus libros de cocina tienen marcas en los márgenes, anotaciones muy prolijas hechas siempre con el mismo marcador negro. «Escribo comentarios. Trato de bajar la manteca y el azúcar, por ejemplo, y me fijo en las explicaciones sencillas que busco replicar. Eso cuido en mis publicaciones; también la calidad de las fotos y el tipo de recetas».

Todas las preparaciones las realiza en la cocina de su casa, que se parece a la de cualquier hogar. Para las redes y el blog, elige las recetas que le gusta comer.  Y hay algunas que definen la esencia de Not Only Salad: «la carrot cake es una receta que siempre rinde, la ola no baja aunque la haya publicado hace mucho tiempo. El budín húmedo de limón que tímidamente publiqué en YouTube y explotó. Yo pregunto al público qué quiere saber y procuro tener de todo. Tengo que tener recetas de pescado, aunque tengan poca repercusión. Pero a veces me sorprendo: hice un coliflor con salsa blanca y la gente enloqueció. ¡No lo podía creer!», comenta con honestidad.

De la comida saludable y vistosa, regresamos a Juliana López May, a quien considera una «maestra». Steffi alude a la cocinera argentina varias veces durante la charla y también en las publicaciones. «Cómo no mencionar a mi familia, a mi abuela y a mi tía con una cocina de hogar, sencilla y bien hecha. Por supuesto que también a Jamie Oliver, Nigella Lawson y Luchi Soria que tiene el estilo de [Francis] Mallman bajado a tierra». 

Con dos niños tan pequeños, dice que salir a comer le resulta complicado. Así que cuando logra «alinear los astros», opta por lugares con platos muy bien preparados. «No me importa si es un chivito o un huevo poché envuelto en semillas, pero que esté bien hecho. Busco calidad y elaboración». Busca lo que ofrece a sus clientes y a los miles de seguidores, lo que hace con dedicación y cuidada estética. Su éxito es elocuente: las preparaciones elegidas y las fotos que toma con tanto esmero dan cuenta de simpleza, pragmatismo y elegancia. Y, como no podía ser de otra manera, en breve Not Only Salad dará el salto al mundo editorial con un libro que se sumará al creciente escenario gastronómico local.  

 

Instagram: @notonlysaladblog

Facebook: @notonlysalad

YouTube: https://www.youtube.com/channel/UC3ekArVTYblwGF6JaH4ocdg

Blog: http://notonlysaladblog.com/

 

Entrevista: julio 2019 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Leer También

La carta se renueva en el restaurante Plantado

Un menú que resume, en más de 20 platos, gran parte de la gastronomía uruguaya.