A La Carta logo
Home - Cocineros - Lucía Soria: sangre de cocinera

Lucía Soria: sangre de cocinera

 

El primer recuerdo de Lucía Soria en una cocina es junto a sus abuelas, excelentes cocineras las dos, que entre ollas y sartenes le enseñaban los secretos de sus preparaciones y el amor puesto en cada plato. “Era un momento de distención, de diversión”, recuerda la, hoy, dueña del restaurante Jacinto, en Ciudad Vieja, y jurado de la edición uruguaya del programa de televisión Masterchef. Además, a Lucía le gustaba mucho comer lo que ellas preparaban. Ese tiempo entre abuelas cree que fue el motivo puntual y específico que la llevó a acercarse a la cocina como una forma de vida. Y esa niña sigue viviendo dentro de Lucía: su plato favorito es la pasta con manteca y queso. Pero su paladar se ha refinado y en su cocina no pueden faltan el aceite de oliva, los quesos y las frutas y vegetales.

Habilidad y personalidad

Nacida en Córdoba, Argentina, en 1982, a los tres años se fue con su familia a vivir a Buenos Aires. Después de terminar el liceo, estudió gastronomía en la Escuela Superior de Hotelería, y al poco tiempo comenzó lo que sería una larga etapa trabajando junto uno de sus grandes maestros, el chef argentino Francis Mallmann. Primero fue ayudante de cocina en el restaurante Los Negros en José Ignacio, y luego en el restaurante 1884 en Mendoza. Sus habilidades con las ollas y su personalidad la llevaron a tomar el mando de las cocinas de Los Negros, de Patagonia West en West Hamptons Beach, Nueva York, y de Patagonia Sur en Buenos Aires.

Los años junto a Mallmann dieron sus frutos y la idea de abrirse su propio camino empezó a entusiasmar a la joven cocinera que no paraba de recorrer el mundo. En 2005 abrió su primer emprendimiento propio en San Pablo: Julia Restaurant, junto a la cocinera y empresaria argentina Paola Carosella.

Pero su vínculo con Mallmann jamás se cortó. Volvió a Uruguay y participó en la producción gastronómica del libro Seven Fires de su viejo maestro y amigo. En ese momento, la vida de cocinera nómade ya no le atraía como al principio, o tal vez el encanto de la vida de pueblo la atrapó, y decidió establecerse en Pueblo Garzón para hacerse cargo de la gerencia del Hotel Garzón, también de Mallmann.

Sin embargo, el sueño del emprendimiento propio nunca se apagó y en 2010 abrió Lucifer, un pequeño restaurant de verano que funcionó hasta 2015 en el jardín de su casa, enfrente a la vieja estación de tren del pueblo. Hoy Lucifer se utiliza solo para eventos y cenas privadas.

Probablemente el fin de una etapa de joven romántica e idealista fue lo que la trajo definitivamente a la capital, donde parece haberse instalado por un largo tiempo. En 2012 concretó el proyecto del restaurante Jacinto, sobre la emblemática peatonal Sarandí en la Ciudad Vieja. El éxito la acompañó desde el día mismo que abrió sus puertas, y al año siguiente creo Jacinto La Panadería, en el local de al lado. En ese momento, dejó funcionando Jacinto, y siguiendo un impulso de aventurera que todavía latía, se fue, durante 2013 y 2014, a East Quogue, en Nueva York, a ser la chef ejecutiva del restaurante Station.

De esto ya han pasado cuatro años. Hoy se ha convertido en una cocinera mediática al ser jurado de Masterchef. Y todos los días dirige Jacinto. Junto con los jefes de cocina elabora el menú y hace un control general de todo lo que sucede en la cocina y el salón. “Me parece muy importante el trabajo en equipo, estar aggiornado con las cosas que están pasando en el mundo para poder ofrecerles eso a nuestros clientes. Y creo que hay que trabajar con constancia, disciplina y responsabilidad para poder tener un buen restaurante”, asegura Soria. Otra de sus actividades es diseñar vajilla junto a la fábrica de esmaltados S.U.E. Por otro lado, acaba de publicar su primer libro, Relatos y recetas.

Su futuro inmediato ya tiene dos proyectos bien concretos, uno más grande y ambicioso que el otro. El primero: abrir Rosa, una pizzería enfrente a Jacinto. El otro: cuidar a su bebé, que nacerá pronto y le traerá el mayor desafío que ha tenido hasta ahora. Porque pan en esa casa sobra.

Fotos: Manuel Mendoza

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Leer También

Juan Pablo Flores: energía que llega al plato

Juan Pablo Flores es el joven chef responsable de la transformación de Restaurante Tractatus. Hoy ...