A La Carta logo
Home - De Sobremesa - Un Tannat diferente: entre la innovación y la tradición

Un Tannat diferente: entre la innovación y la tradición

 

Llegó un nuevo 14 de abril, fecha que desde hace algunos años se estableció como Día del Tannat en Uruguay. En este 2021, y a poco más de un año del comienzo de la pandemia provocada por el Covid-19, celebramos nuevamente con una copa en alto y un abrazo virtual.

Hasta hace poco tiempo

En los últimos tiempos algunas cosas han sido diferentes para la Tannat. Si bien se consideraba que esta cepa provenía de Concordia, Argentina (1870) por iniciativa de Pascual Harriague, un inmigrante vasco que se estableció en Salto, los estudios e investigaciones recientes revelaron algo diferente. Según indican, la cepa Tannat no solo había ingresado anteriormente por el puerto de Montevideo, sino que también se desarrollaba en viñedos al sur del Río Negro. Aunque sí se considera, que el primer vino Tannat elaborado en Uruguay, fue en la bodega de Harriague en el departamento de Salto en 1887.

A pesar de este nuevo dato sobre el ingreso de esta cepa al país, nada ha sido diferente en otros aspectos. Hoy ocupa el 27 % de todo el cultivo de vid, con unas 1.600 hectáreas, por lo que es y será nuestra cepa insignia, y la más plantada de nuestro país. Tal y como se estableció en el año 1994, Uruguay es el País del Tannat.

No obstante, y aunque también perduran los tradicionales, el vino Tannat está cambiando, es diferente y es natural que así sea. Hay nuevas influencias como la atlántica, por nombrar una, que ha revelado una vez más que nuestra cepa Tannat es versátil y capaz de acaparar el retorcijón de la evolución sin perder su escencia.

Nuevas caras del Tannat

De la mano de jóvenes y entusiastas enólogos, el vino Tannat ha mostrado diferentes caras en estos últimos años. Es, por ejemplo, un vino de maceración carbónica ligero y frutal, un espumoso tinto sin igual en el mundo, es licor de Tannat como pocos. Es novedad reciente: Pét-Nat y Tannat de Tinaja.

Pét-Nat

El nombre Pét-Nat proviene de la abreviatura del término francés Pétillant-Naturel (espumante natural en español), un vino natural sin agregados en la bodega. Este vino de Tannat, el primero en nuestro país, es un espumoso que nace en el marco de Proyecto NAKKAL, un colectivo conformado por Bruno Bresesti, Nicolás Monforte y Santiago Degásperi, tres amigos decididos a innovar con nuestra cepa. 

Tannat de Tinaja

Este Tannat nace de la curiosidad y las ganas de innovar del enólogo Martín Viggiano. Fue concebido y criado durante nueve meses en una tinaja de barro española, la cual le otorga al vino una micro oxigenación y una expresión frutal relevante. El barro permite esa micro oxigenación, similar a la barrica de roble, pero sin el aporte de sabor y aroma de madera.

Esa es la diferencia

“En la vitivinicultura no hay innovación, si no existe la tradición”, dijo la ingeniera agrónoma y enóloga, Estela de Frutos. Y es esa la diferencia, saber enlazar dos conceptos, dos modos de vida que a priori parecen opuestos y que cada uno lleva su rumbo.

 

Fuente: Hablar de vinos/Estela de Frutos, Marcela Baruch.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Leer También

Cinco panaderías para visitar en Montevideo

Ciudad Vieja, Cordón Soho y Pocitos reúnen diversas propuestas vinculadas a esta especialidad gastronómica.