A La Carta logo
Home - Restaurantes - En el Club del Pan profesan el amor por la cocina

En el Club del Pan profesan el amor por la cocina

[Total:12    Promedio:3.9/5]
/

Dirección: Pablo de María 899 esquina Lauro Müller.
Horarios:
martes a viernes de 8.30 a 19.00, jueves hasta medianoche, sábados hasta las 15.00 horas.

Reservas: No
Teléfono: 095 986 330
Correo: [email protected]
Detalles: pascualina y tortilla $ 150, zukulento para dos $ 300, pan de campo de 550 gr. $ 130, focaccia $ 180.

Dicen que en la cocina todo empieza por el pan. Es el alimento más básico y simple, que se prepara solo con harina, agua y sal, pero su sabor, olor y textura dependen del amor que se le puso al prepararlo. Dicen que si el servicio de un restaurante empieza con un buen pan, todo lo que viene después va a ser bueno, porque el pan es el portador del amor y respeto que se le tiene a la cocina.


Por eso, todo lo que se prepara en el Club del Pan es delicioso. Porque allí todo comenzó con un profundo amor de su fundador, Gonzalo Zubirí, por el oficio de hacer pan. Primero fue leudando y amasando en un garaje de La Comercial, desde donde salía a repartir a sus clientes (incluyendo restaurantes). El invierno pasado abrió una panadería, tienda de productos artesanales y cafetería junto con sus socios Alejandro Echevarría y Matilde Suárez, en una esquina de Parque Rodó.



Cocina con mini sorpresas


Parados frente al mostrador es imposible resistirse al croissant con almendras, al pan con chocolate o al roll de queso azul. Puede ser para llevar o para consumir en las mesas. Las puertas se abren a las 8.30 para el desayuno con esas delicias y varias otras, y café bien rico que también se puede llevar. Para el pan hay que esperar hasta las 10, cuando sale del horno, calentito y crujiente.


A la hora del almuerzo las comidas van variando para dar mini sorpresas a los clientes, “aunque hacemos algo bastante básico pero de la mejor manera”, asegura Zubirí. Algunos días ya quedaron con menú fijo, como los martes de hamburguesa al pan o los viernes y sábados de zukulento (pan focaccia grande) de cochinillo. Pascualina, tortilla de papa y comidas de ese estilo hay todos los días.


Desde hace un tiempo, los jueves en vez de cerrar a las 19 como todos los días, quedan abiertos hasta la medianoche para servir la cena. No hay carta y es una propuesta reducida: pan de campo relleno de cuatro quesos para compartir entre cuatro o cinco, o una comida de olla que cambia cada semana. Se puede acompañar con buenos vinos.



Orgullo, tiempo y amor


Todos los proveedores del Club del Pan son pequeños productores que comparten su misma filosofía de trabajar de manera artesanal, con orgullo por su oficio y dedicando las horas y el amor necesario a lo que producen. Así es el café, los vinos, los quesos, las carnes y el aceite de oliva, que viene de Finca Babieca, otro emprendimiento de Echevarría.


De hecho, los lunes Club del Pan no abre al público porque los panaderos se toman su tiempo para la elaboración de la masa del pan, que se guarda en cámara de frío para que el leudado se haga despacio. Los resultados están a la vista (y en el paladar).


Fotos: Manuel Mendoza

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Leer También

Autoría viaja en el tiempo y retoma recetas con tradición

Gastronomía mediterránea y local unidas en un mismo espacio