A La Carta logo
Home - Sociales alacarta - Balasto como centro de atención

Balasto como centro de atención

 

Quiero decir que viajar en una mañana de primavera con buena charla y compañía, serpentear los caminos de las sierras y ver el sol elevarse hacia el mediodía, es una experiencia increíble. ¿Cuánto más podría mejorar? Mucho, si el destino son las 1.000 parcelas de viña de Bodega Garzón.

A bailar

Una mesa plena de luz matinal nos reúne. Cuatro cosechas de Balasto esperan. Cinco integrantes del numeroso equipo de trabajo de Garzón nos dan la bienvenida. Nicolás Bonino, marketing manager, agradeció nuestra presencia, formalizó la bienvenida y pasó la palabra a Christian Wylie, gerente general de la bodega.

En palabras de Wylie revivimos la experiencia de cuando Balasto fue aceptado en la Place de Bourdeaux *. “Entraron, ahora tienen que bailar”, dijo entre risas y nervios superados. Aunque también nos hizo saber que en ese momento comenzaba un nuevo y exigente periplo para Balasto. “Un lindo problema”, que consistía en al menos un plan de 10 años de comunicación, construcción de marca, posicionamiento en el mercado, y trabajo, para que los négociant se fuesen encantando, poco a poco, con este nuevo vino.

Descubrir el terruño 

Desde la cabecera de la mesa, detrás de cuatro copas de Balasto de las añadas 2015 a 2018, el enólogo Germán Bruzzone gira su copa enérgicamente en sentido anti horario, huele, bebe y nos enseña el camino recorrido en la evolución de Bodega Garzón representado en su vino más icónico. Habla de cambios en la filosofía detrás de Balasto, toma como ejemplo la añada 2018 que incluye 5 variedades: Tannat, Cabernet Franc, Petit Verdot, Merlot y Marselan.

En esa copa está el descubrir y entender el terruño, la evolución en el manejo del viñedo y la bodega, la concordancia de un equipo de trabajo y la filosofía detrás de un gran vino. Más elegante, equilibrado, donde no participa tanto el tanino robusto, con menos presencia de madera, que da preponderancia a la fruta y acidez, y que apuesta a la frescura.

Cambio de chip, menos es más

“Hacemos menos cosas y eso a veces es más”, opinó el viticultor de Garzón, Eduardo Félix. Pero ese ‘hacer menos’ implicó cambios en el esquema de trabajo de la viña: menos deshoje y raleo, cambios en el sistema de riego y, además, una modificación en la modalidad de cosecha. “Tuvimos que cambiar el chip”, agregó.

Cinco cepas

El vino Balasto fue presentado en una cata vertical, a la que asistí como integrante de A la carta, junto a otros representantes de medios especializados. En ese encuentro hubo mucho aprendizaje, y, sobre todo, una gran experiencia sensorial. Tal es así que analizamos y compartimos opiniones sobre los aportes de cada una de las variedades que hacen especial a este blend presentado por Bodega Garzón.

El Tannat, la cepa insignia de Uruguay, fue la primera en destacar. Y eso tiene una razón, y es que resulta una de las principales variedades que conforman Balasto. Hoy, su predominante presencia logra darle una gran estructura al blend.

Cabernet Franc se da muy bien en el terruño de Garzón, y es la segunda cepa que conforma este vino. Por sí sola, logra aportarle complejidad de fruta fresca, especias y un toque justo y delicado de piracina.

A su vez, el Petit Verdot logra marcar presencia con sus taninos y fruta negra. Mientras que el Merlot, incluido en las dos últimas añadas, le aporta tonos de fruta roja fresca. El Marselan es la cepa que aparece en menor cantidad en este blend, y aporta cuerpo y notas de fruta fresca.

Balasto es un vino que va a evolucionar bien en botella y dentro de 10 o 20 años nos dirá cosas nuevas. Pero también, va a evolucionar el viñedo. Las raíces se están profundizando en el balasto y adaptando a la energía del terruño. Alcanza con mirar la añada 2018, la última en ser elaborada. En ella se nota el conocimiento adquirido desde la poda al ensamble, y se aprecia con claridad el viraje hacia un vino con perfil moderno, internacional, que responde a una filosofía, que tiene un norte claro y camina hacia él: expresar el terruño de la mejor manera posible.

Para cerrar

Se acerca el final del almuerzo. De fondo sonaba un bolero, que no identifiqué cuál era, pero calzaba justo para esa ocasión. A la espera del postre y más relajados, las cuatro copas de las añadas de Balasto que estaban sobre la mesa se abrían cada vez más. De ellas se desprendía un abanico de aromas y sabores que aún disfrutábamos. La charla era cada vez más vivaz y alegre, aunque todos sabían que el fin de una buena tarde ya había comenzado a tener su final.

 * Place de Bourdeaux (Francia). Es un complejo sistema de distribución de los vinos de la región y, cada vez más, los mejores vinos de todo el mundo. En Burdeos, no se puede comprar vino directamente a los productores. La figura del négociant es escencial. Es la forma en que los vinos llegan a los mercados de todo el mundo. 

Texto y fotos: Sergio Gómez

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Leer También

Fravetto Dragone y la innovación de la historia

Ochenta y cinco vendimias y cinco nuevos vinos.