A La Carta logo
Home - Restaurantes - La cocina ecléctica llegó a La Imprenta

La cocina ecléctica llegó a La Imprenta

[Total:10    Promedio:2.2/5]
/
Dirección: Cerrito 553 esquina Ituzaingó.
Horarios:
De lunes a viernes de 12 a 16 horas.
Reservas:
Teléfono: 094 732 210
Correo: [email protected] / @la_imprenta_
Detalles: El precio promedio por persona es de 750 pesos. El menú ejecutivo cuesta 590 pesos y consiste en entrada, plato principal y bebida a elección, sea copa de vino, limonada casera, refresco, etc.
 

En el año 2018, el uruguayo Ignacio Bárcena y la italiana Eva Cussigh tuvieron la idea de crear un nuevo proyecto. Iniciaron de forma tímida, hasta que el 10 de febrero de 2020 dieron comienzo a La Imprenta, un restaurante ubicado en Ciudad Vieja que ofrece una cocina ecléctica, rica, fresca y de calidad.

Del mundo a Uruguay


En La Imprenta se apuesta a un menú cosmopolita basado en diferentes productos locales. Se ofrecen entradas como polenta con huevo poché y aceite de trufa con espinacas, salsa holandesa y papas fritas en cubitos; o tostadas de anchoa fresca cocida en oliva.

Platos principales como pasta casera de distintas regiones de Italia, como los culurgiones rellenos de papa; rolls de cordero picante; escabeche de lenguado fresco con huevo y verdura; lasaña casera de pollo con ensalada; brótola a la plancha con arroz mirokumai, vegetales y gremolata de almendras; o un ojo de bife con papas al horno y ensalada de tomates cherry, tomates secos y cebolla colorada.

A su vez, entre los postres estrella destacan las peras quemadas con arándanos y ralladura de lima sobre un labneh (yogur utilizado en los países árabes), o el flan casero acompañado de dulce de leche.

Mezcla rústica e industrial


En este edificio de la década del 80 del siglo XIX, que supo albergar la imprenta de El Diario Español, es donde hoy se encuentra La Imprenta. Allí se hicieron grandes trabajos de restauración, se sacó a la vista el ladrillo de sus paredes, se recuperó la bovedilla, se rehicieron los pisos manchados de tinta, y se logró un excelente y cuidado resultado. 

En su interior, los pocos objetos que pueden observarse además de las mesas y sillas para comer en el lugar son plantas, un enorme cuadro de Álvaro Pemper, y algunos adornos acordes a la imprenta, como un libro plegado o máquinas antiguas de escribir. 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

x

Leer También

Che.co.ffee. revive la magia de la cocina checa

Este emprendimiento ubicado en Ciudad Vieja capta la atención de todos los curiosos y amantes de la cafetería, cocina y pastelería tradicional de este país.